Investigadores cuestionan la confiabilidad de los datos de Apple Watch

Desde su lanzamiento, el Reloj de Apple Siempre trajo una serie de recursos orientados a la salud que evoluciona año tras año. Estos incluyen: monitoreo de frecuencia cardíaca, ECG y detección de caídas, oxigenación de la sangre, seguimiento del ejercicio y más.

Debido a esto, el dispositivo se ha utilizado cada vez más en la investigación científica, especialmente durante la nueva pandemia de coronavirus (COVID-19), precisamente por su facilidad de manejo y uso generalizado en países como Estados Unidos.

Sin embargo, investigadores de universidades de Harvard es de Michigan ahora comparten preocupaciones sobre la confiabilidad de los datos recopilados por Watch cuando se utilizan en estudios rigurosos.

JP Onnela, profesor asociado de bioestadística en Harvard, encontró inconsistencias en los datos de un Apple Watch. Según él, estos cambios -que ocurren al analizar los mismos datos en diferentes momentos- pueden producir contradicciones en la fase de recolección de datos de los análisis, poniendo en tela de juicio todo el estudio.

Investigadores del Hospital Brigham and Women’sluego decidió analizar los datos de frecuencia cardíaca de un Apple Watch durante el mismo período, con solo unos meses de diferencia. Los datos deberían tener alguna similitud, pero debido a que se filtran a través de un algoritmo antes de la exportación, eran drásticamente diferentes.

Apple cambia sus algoritmos con regularidad y sin previo aviso, por lo que exportar los mismos datos en diferentes momentos puede causar esta disparidad. Además de la variabilidad de la frecuencia cardíaca, los investigadores que analizan el seguimiento del sueño han experimentado problemas similares con estos cambios de algoritmo.

Estos algoritmos son lo que llamaríamos cajas negras: no son transparentes. Entonces es imposible saber qué hay en ellos. Lo que fue sorprendente fue [ver] lo diferentes que son. Este es probablemente el ejemplo más claro de este fenómeno que he visto en mi vida.

Con base en estos hallazgos, el equipo abandonó el Apple Watch y pasó a usar solo dispositivos de grado médico. Luego, Onnela sugiere que el reloj inteligente de Apple y otros dispositivos portátiles solo deben usarse si hay datos brutos disponibles o si los investigadores pueden ser informados cuando ocurren cambios en el algoritmo.

Apple aún tiene que comentar sobre el caso cuestionado por Onnela, pero sabemos que el Watch y otros dispositivos de Apple siempre se han utilizado para ayudar en estudios médicos y, a veces, incluso como dispositivo principal.

En abril pasado, la compañía incluso se asoció con la Universidad de Washington para estudiar cómo su reloj inteligente podría usarse para predecir enfermedades como la gripe o el nuevo coronavirus.

¡Esperemos y veamos si esta historia tiene algún desarrollo! 👀



NOTA DE TRANSPARENCIA: O Aatma Recibe una pequeña comisión por cada venta realizada a través de los enlaces de esta publicación, pero usted, como consumidor, no paga nada más por los productos que compra a través de nuestros enlaces de afiliados.

Artículos relacionados