Hombre duerme con AirPods en los oídos… y acaba tragándose uno – Aatma

¿Recuerda esa advertencia (¿humorística?) en las instrucciones del iPod shuffle a mediados de la década pasada, donde Apple advertía a los consumidores que no se comieran el pequeño reproductor de música? Parece que Apple va a tener que agregar un apéndice similar al AirPods — solo… de verdad.

Después del innovador caso del taiwanés Ben Hsu, tenemos otra historia de un AirPod que terminó accidentalmente en el último lugar en el que se suponía que terminaría en su breve vida útil de auriculares: el sistema digestivo de un desafortunado ciudadano de Worcester, en el norte de Massachusetts (EE. UU. ).

De acuerdo a WWLP, el exponente más nuevo del arte de tragar AirPods fue Bradford Gauthier, un joven que, después de pasar horas paleando el frente de su casa (una ventisca golpeó las cercanías de Worcester durante todo el día) el pasado lunes, se acostó a descansar con sus AirPods en los oídos. Se durmió y se despertó a la mañana siguiente sin notar nada extraño, hasta que trató de beber un vaso de agua y tuvo dificultad.

En un principio, Gauthier atribuyó el problema a un resfriado o dolor de garganta y siguió con su rutina. Fue solo cuando se dio cuenta de que faltaba uno de sus AirPods que el niño, junto con su familia, comenzaron a sospechar el verdadero problema (no sin reírse de lo absurdo de la posibilidad, por supuesto). Haciendo una radiografía, la confirmación: ahí estaba el desafortunado AirPod, alojado en el esófago de Gauthier.

A diferencia del final escatológico de la historia de Hsu, el caso de Gauthier terminó alto: los médicos le realizaron una endoscopia de emergencia al niño y le quitaron el AirPod. Bradford está bien, con solo una leve molestia que debería desaparecer en unos días. Por otro lado, no hay información sobre el estado de salud del teléfono.

Moraleja de la historia… no comas (ni duermas con) tus AirPods.

Artículos relacionados