Algunos mitos de la moda sostenible. Y nuestra visión sobre ellos.

"Ese tipo de moda es solo para los hippies y minimalistas"

Bueno, puede ser, pero igual que la moda convencional también puede ser otras muchas cosas. Además, tenemos que ser un poco agradecidos con los “hippies” y con los “minimalistas”. Los “hippies”, con su amor por la paz y la vida natural, contribuyeron mucho a concienciar  respecto a temas sociales, como ambientales.

 

Muchas organizaciones líderes, como Greenpeace, se fundaron en aquellos días. Fue también gracias a los “flower children” que se popularizó la artesanía a gran escala, dando mucho trabajo a este sector.

 

Los “minimalistas”, por otro lado, nos enseñaron que menos es más, frenando nuestros hábitos de consumo y la inversión en la calidad, en lugar de cantidad. Curiosamente, ambos estilos están otra vez muy de moda…

 

De modo, no todo que han hecho estos dos grupos esta tan mal! Pero querido no-hippie / no-minimalista, ¿cómo podemos convencerte a ti? ¿Tal vez el hecho de que Stella McCartney, una de las diseñadoras más celebradas de nuestro tiempo, sea la gran embajadora de la moda ética desde hace décadas ? ¿El hecho de que todo el mundo, desde Grazia, Vogue hasta la The Financial Times quieran darnos su visión sobre la moda ética? Junto a muchos famosos, como la carismática Emma Watson. !

 

“Casi siempre es demasiado caro”

 

Una vez más, puede ser, y probablemente fue generalizado en el pasado, pero ya no. Al igual que en la mayoría de los sectores, la moda ética también tiene su gama alta. De todas formas, hay muchas marcas a precios muy razonables hoy en día, los puedes encontrar tanto en tienda física como en comercio online

 

Además, vamos a parar y pensar un poco, ¿qué te va a costar más a largo plazo? Un par de vaqueros de 30 euros que te duran 6 meses, o un par a 100 euros que durarán varios años? Además de ser parte de un programa de reciclaje y/o que ofrece un servicio de reparación, como Nudie Jeans o AATMA. Y no nos olvidemos nunca del hecho que nos dejen dormir tranquilos por la noche, sabiendo que ni otro ser humano ni el medio ambiente sufrieron en el proceso.

 

Los tiempos son difíciles sí, es posible que no puedas permitirte un par de vaqueros de 100 euros… ¡No pasa nada! aquí tendremos que ser un poco creativos y pensar en otras alternativas, como por ejemplo:

 

– Comprar de segunda mano o incluso nuevo, por ejemplo por e-Bay

– Esperar a que lleguen las rebajas

– Mirar si la marca en cuestión organiza una venta de muestras a través de su página web

– Organizar un intercambio con familiares o amigos

 

"Es casi imposible de encontrar"

 

Como alguien que vive en una ciudad grande, admito que puede ser un poco difícil, pero no es misión imposible – ¡especialmente no en la época de las compras online! Tal vez, los escépticos -y yo era uno de ellos por mucho tiempo- tendrán que cambiar un poco su actitud.

 

En sus inicios, las compras en online solían ser, y en algunos casos todavía pueden ser, decepcionantes. Pero, por otro lado realmente creo que si se siguen unas cuantas reglas sencillas, no tiene que serlo:

 

– Consulta si tu banco te da la opción de obtener una “cyber” tarjeta de crédito para evitar fraudes.

 

– Lee los términos y condiciones bien, sé que es aburrido, pero puede ser que haya algunos puntos que pasen desapercibidos: un impuesto en aduana, a lo mejor (o peor) no aceptan devoluciones para compras del extranjero, etc….

 

– Pregunta a tus amigos que hayan comprado en la misma marca, sobre su experiencia. Si tienes un tamaño similar, quizás te dejan probar una de sus piezas.

 


Publicación más reciente


Dejar un comentario