Hacia una economía circular: materiales reutilizados.

Últimamente oímos mucho aquello de la economía circular como un fin que debemos perseguir. Pero, ¿sabemos realmente lo que significa?

 

 
Es muy sencillo.

Para entender bien el concepto, recordaremos el proceso que conlleva la fabricación y uso de un producto. El primer paso es la extracción de las materias primas necesarias, a partir de las cuales se procederá a la segunda fase que se corresponde con la producción. En el caso de la industria de la moda, esta es la fase que más impacto genera, teniendo en cuenta el consumo de agua y energía, las aguas residuales y las emisiones atmosféricas
.
Debemos tomar en consideración una fase que muchas veces se pasa por alto y es el transporte, fuente de emisión de CO2. Y una vez el cliente se hace con este producto, consideramos que empieza la fase de utilización. En la mayoría de los casos, lo que ocurre es que en el momento que ese producto deja de sernos útil, lo desechamos convirtiéndolo en poco más que un residuo. Residuo que al fin y al cabo tendrá que asimilar el planeta.
 
 
 
 
 

El fin que tiene la economía circular, es cerrar este proceso y convertirlo en un ciclo que sepa aprovechar los desechos finales. Así, por una parte, los materiales que se tendrán que extraer para la siguiente producción serán mucho menores, y por otra parte, habremos reducido también los desechos generados.
 
En Aatma contribuimos a la economía circular, como el título adelanta, por dos motivos: diseñamos bolsos con materiales reutilizados.
 
 
 
 
Hemos conseguido saltarnos el paso de la extracción y producción de materias primas, gracias a que reutilizamos aquellos materiales que, aún estando en perfectas condiciones, estaban destinados a ser desechados. Esas telas que muchas tiendas iban a tirar y las prendas que muchas personas hacía tiempo que habían dejado de ponerse, son ahora parte de un bolso de lo más sostenible. Además, los materiales que conforman estos bolsos podrán ser reciclados en el momento que dejemos de darle un uso.
 
Eso sí, lo ideal es que cuidemos todas nuestras pertenencias, para así poder usarlas durante años y a poder ser, que pasen de generación en generación.
 
Apostemos por productos duraderos y de calidad. ¡Únete al cambio!

Publicación más antigua Publicación más reciente